Sitges dia 2: Home

devils-door-640

Home, también conocida como At the devil’s door, es la nueva película de Nicholas McCarthy, director que ya trajo hace dos ediciones en Sitges, la discutida El Pacto. Veamos cómo le ha ido en esta ocasión.

Todo comienza cuando Hannah (Ashley Rickards)  y su novio llegan a un acuerdo, con un extraño hombre que vive en una caravana en el desierto. El trato; que la chica venda su alma al demonio a cambio de 500$. La chica pasa la prueba a la que es sometida y el trato queda sellado. Tan solo un último paso, ir a un cruce de carretera y decir su nombre, para que cuando el demonio venga a por ella, sepa quién es. Este es el inicio de Home. Un inicio demoledor y que crea muchas expectativas.

140926_ATDDReview_01

¿Las cumple? veámoslo.

La siguiente escena sitúa a la chica en su habitación. En ese momento tras unos instantes de ritmo y tensión bien llevados, la chica es atacada por una fuerza invisible. El diablo ha venido a cobrar su precio. Lo siguiente que vemos es un salto hacia adelante en el futuro. Aquí empiezan las incógnitas, vemos una mujer de mediana edad salir de su casa, presuponemos que es Hannah ya crecida, pero no, se trata de Leigh (Catalina Salvano) una vendedora de pisos. Su último encargo, vender la casa donde vivía Hannah. Una casa de la que sus propietarios tienen mucha prisa en desprenderse. De momento todo bien, ese flashforward un poco confuso, pero sigamos. Leigh va a visitar la casa y se encuentra en ella a una extraña chica envuelta en un chubasquero rojo. En uno de los encuentros de Leigh con la chica del chubasquero, algo sucede. A partir de ese punto de inflexión, entra en escena la hermana de Leigh, Vera (Naya Rivera), que aunque parecía que era una simple secundaria, es la verdadera elegida por el demonio para llevar a cabo su maquiavélico plan.

nicholas-mccarthy-home-naya-riveraEl problema de Home es que busca ser algo más que una buena película de terror y no consigue ni lo uno ni lo otro. Por un lado tenemos un baile de protagonistas principales cuyo rol cuesta ubicar, y en mi opinión, es metraje perdido. Luego, el ritmo es demasiado lento. No caigamos en equívocos, se nota que McCarthy sabe hacer uso de la tensión y crear como he dicho antes una buena atmosfera, pero no consigue el cometido de toda película de terror, asustar. La causa de que la cinta pierda nivel, es que en cierto momento se produce una desconexión del espectador con la trama. El ritmo lento y las lagunas de guion tienen sus consecuencias, y al espectador le empieza a dar un poco igual lo que está pasando, y cuando eso sucede, por muy bien utilices el suspense, estas perdido.
Los fenómenos sobrenaturales que se ciernen sobre los protagonistas, a partir de cierto instante, son demasiado evidentes, todos vemos lo que va a pasar y el director no intenta hacer nada para que no suceda.

atdd3El resto de la película son una serie de escenas, mal encadenadas una tras otra, unidas por sus respectivos flashbacks y flashforwards, pero mientras esto a veces acostumbra a funcionar, aquí el resultado es algo caótico y da como resultado una desconexión constante. En cierto momento el eje de la trama desaparece por arte de magia, puesto que las expectativas iniciales: La caravana, el trato con el diablo, el hombre que lo lleva a cabo, el misterioso novio de Hannah. Elementos y personajes que tenían filón, se dejan de lado. El director prefiere arriesgar y apuntar más alto, yendo hacia donde fracasan muchas películas. Las historias sobre el anticristo y su llegada. Nicholas McCarthy naufraga en la orilla. La idea es buena, pero la ejecución no está a la altura. Y el final te deja tan plano como la mayor parte de la película.

at-the-devils-door-home-trailer-2

Siendo lo más objetivo posible, diré que Home no es una mala película de terror, pero tampoco se puede decir de ella muchas cosas buenas, a parte de una atmosfera bien lograda y ciertos momentos de suspense, poco más. Home por otro lado, es un ejemplo de expectativas mal manejadas, lo que la convierte en una película del montón en un envoltorio más bonito de lo habitual. Lo más decepcionante de Home es que tenía pilares para aspirar a ser un destacable producto dentro del género, pero a Nicholas McCarthy le han quedado grandes los pantalones y le ha vuelto a salir el tiro por la culata. Esperemos que a la tercera vaya la vencida.

¡Hasta la vista! mañana más.

Sitges Dia1: The Babadook

babadook_quad_art_3

Ya esta en marcha la fiesta del cine fantástico y de terror en Sitges y desde La Noche de Maine ahí hemos estado y por supuesto, estaremos. De momento el viernes pasado, primer día del festival, ya cayó una buena noticia. A primera hora, cuando ni la alfombra roja estaba extendida, The Babadook, entró en escena.

The Babadook es una cinta dirigida por Jennifer Kent y supone el primer largometraje de la directora australiana. Los debuts siempre son tarea complicada, pero a Jennifer Kent no le ha salido nada mal, ya que se ha ganado el respeto de crítica y público, con un sobresaliente relato de terror, que se mueve acertadamente entre lo sobrenatural y lo psicológico.

La trama gira alrededor de Amelia (Essie Davis) , una madre rota por la muerte de su marido, y un hijo con serios problemas de comportamiento. El relato de la familia maltrecha tiene su detonante en la muerte del padre/marido en un accidente de coche, justo el día que iban al hospital para tener a Samuel (Noah Wiseman), el niño en cuestión. Las historias sobre la pérdida y sus consecuencias es algo que no es nuevo en el cine, aunque en este caso el envoltorio está muy bien buscado.

Amelia acarrea con el dolor de aquel fatídico día, y en su mente destrozada, culpa de la muerte de su marido a su hijo Samuel. Una relación de amor odio, que se puede apreciar en las primeras escenas, con la madre huyendo del abrazo de su hijo en la cama, y donde ella lucha para que el amor hacia su hijo prevalezca contra el resentimiento, que poco a poco va creciendo en su interior.

The Babadook Movie (1)

Una noche, como cada noche, Amelia se dispone a leerle un cuento a Samuel, pero el niño ha encontrado un nuevo libro, se llama The Babadook y de cuento para niños no tiene nada. Hago un inciso, porque me ha gustado la naturalidad con la que sucede este momento, el instante, en el que el niño le entrega el cuento, en ningún momento se ve como lo encuentra, no hay ninguna explicación previa y todo sucede con mucha normalidad. Dicho esto, cuando la madre abre el cuento y se dispone a leerlo, descubre entre sus páginas una lúgubre narración sobre un extraño ser ataviado con un sombrero de copa, uñas como cuchillas y un traje negro roído, un personaje siniestro del que según dice el libro, una vez mencionado jamás podrás librarte. El monstruo hace presencia con la palabra Baba- Dook- Dook- Dook, una palabra que os pondrá la piel de gallina en más de una ocasión y que promete convertirse en viral, igual que otras frases y palabras del género que han quedado en el recuerdo de todos ¿Os acordáis de Candyman, Candyman, Candyman? bueno, seguro que unos cuantos si.
Más allá de apuntes nostálgicos, este Babadook,por cierto, comparte muchas similitudes con el Slender Man, y quizás igual que pasó con ese fenómeno de internet, acabe teniendo vida propia y su propia mitología más allá de la película, tiene números.

babadook-618x400-10-horror-films-to-look-for-in-2014A partir de aquí, es donde empiezan las diferentes lecturas. La película se puede mirar como un cuento de terror sobrenatural, donde la fuerza maligna, que acecha en la casa es el culpable de todo los males de la familia, o más bien, yo me decanto por esta opción, como una metáfora del dolor y la perdida, de los traumas y las cicatrices imposibles de sanar. Es quizás esa doble lectura, esa ambigüedad con la que juega, y la posibilidad de ser vista de varias maneras, lo que convierta esta cinta, en una película de terror que sobresale de la media. El monstruo como reflejo de nuestros miedos, la posibilidad de convertirnos en ese monstruo y sus consecuencias son los ejes sobre los que gira Babadook. Seguramente es al final de la película donde esta metáfora alcanza su máxima expresión, y donde se ve reflejado que hay heridas que jamás sanan, rincones ocultos de nuestra alma que solo podemos intentar domar.
En toda buena cinta de terror vemos estas correlaciones, pero en la mayoría de estas películas lo sobrenatural es muy explícito, sabemos que lo que estamos viendo es algo que se escapa a nuestro entendimiento, pero en The Babadook los fenómenos extraños solo son presenciados por la madre y su hijo. En esta ocasión no existe la ayuda externa (el cura, la médium, el parapsicólogo) o el testigo que corrobore los hechos. Y podemos perfectamente llegar a la conclusión que la febril imaginación del niño y la mente rota de la madre son los que crean todo este terrorífico puzle. Creo que está bien buscado por parte de la directora no tirar de ese cliché y buscar en la imaginación del espectador la resolución a las dudas que genera la película.

babadook-06

Por supuesto, The Babadook tiene otras virtudes, entre ellas la atmósfera opresora que domina toda la cinta, acompañado de una fotografía fría que refleja los sentimientos y los recelos que se vive entre los diferentes miembros de la familia. Una narración donde si bien en la primera hora vemos algunos secundarios y la relación con los protagonistas; la hermana de Amelia y su hija, los compañeros de trabajo de Amelia, Mrs. Roach, la amable y anciana vecina. Los últimos cuarenta minutos son un tour de forcé interpretativo entre madre e hijo. Unas actuaciones estelares, de una enorme Essie Davis, en el papel de madre trastornada y un sorprendente y jovencísimo Noah Wisemen en el papel del problemático Samuel. También destacar la correcta elección de la música y los golpes sonoros, aunque en este punto, un detalle, más quizás culpa de la propia sala de cine que de la película. Por momentos volumen demasiado alto, como por desgracia, en muchas películas de terror. No hace falta dejar sordo al espectador.

Los efectos visuales son buenos y pocos sin, en ningún momento, quitar protagonismo a los actores ni la trama. El diseño del monstruo está muy bien logrado, aunque como ya he dicho antes, tiene muchas similitudes con el Slender Man. El uso de la luz, y sobre todo la ausencia de luz, es otra de las bazas fuertes de la película, donde se hace un uso de la oscuridad que refurerça esa metáfora acerca de ese mal, que de alguna manera, puede crecer en cada uno de nosotros, y que dadas las circunstancias puede acabar devorándonos.

maxresdefaultComo puntos negativos. Es una película a la que le cuesta arrancar. Sin duda, es gratificante su búsqueda de la pausa, la poca prisa que tiene en asustar y en mostrar al monstruo. En The Babadook, lo esencial  son los personajes, sus vidas y su particular descenso a los infiernos, pero creo que a la directora se la ha ido la mano con el freno, y por momentos se hace algo tedioso (he de reconocer que miré el reloj más de una vez) justo lo contrario que me pasó, con la última parte de la película, que es un auténtico ejemplo del manejo de la tensión y el ritmo. Con esos cuarenta últimos minutos que te dejan clavado en la butaca y te ponen los pelos de punta.

THE-BABADOOK-Official-Poster-Banner-PROMO-18AGOSTO2014-02

En definitiva, me ha gustado por como juega con la mirada del espectador sin caer en el timo, por la excelente interpretación de sus actores, y por la atmosfera tan palpable y densa que crea Jennifer Kent. El punto negativo, es, tengo que decirlo, su primera hora. Sé que es raro decir tantas cosas buenas de una película y luego decir que la primera hora aburre. Pero es así, y aunque al verla completa las sensaciones cambian, tiene un inicio duro.

Dicho lo dicho, os la recomiendo. Una buena película de terror que aunque explica lo de siempre, lo hace con una mirada diferente, y eso, siempre es de agradecer. Tiene papeletas para llevarse algún premio en Sitges, palabra.

¡Hasta la próxima! Estaremos en contacto. SItges continúa