Sitges dia 4: The World of Kanako

the-world-of-kanako-film-poster

Una de las películas a la que más ganas le tenía. Un director que esta entre mi Top particular, y al cual tras ver las fenomenales Confessions y The Memories of Matsuko, le profeso un gran respeto y del que esperó con ansía cinéfila, cada nueva película suya. Más allá de todo ese cúmulo de razones poco objetivas, como con cualquier otra reseña,  si hay que sacar el hacha se saca. Aclarado este punto. Pasemos a valorar la última obra de Tetsuya Nakashima. The World of Kanako.

La trama gira en torno a la hija de un matrimonio hace tiempo roto. Su hija, Kanako (Nano Komatsu) lleva desparecida unos días, y la madre preocupada por su paradero, recurre a la última persona a la que querría ver, su ex marido. Un antiguo detective, para que la encuentre. La investigación le lleva hasta las personas más cercanas a Kanako, a través de sus ojos, el padre empieza a conocer a su hija, de la que prácticamente no sabe nada y a descubrir los secretos que se esconden tras su misteriosa desaparición. Lo que parecía una gamberrada por parte de Kanako, se comienza a convertir en un asunto más turbio de lo esperado, donde la propia yakuza está involucrada. A partir de esta premisa, se desenvuelve el nuevo delirio visual de Tetsuya Nakashima.

imagesLas sensaciones después de ver The World of Kanako son  desiguales. Por un lado tenemos la genial interpretación de Koji Yakusho, en el papel del ex detective y padre de Kanako, Akikazu Fujishima. Uno de esos personajes que se quedan grabado en la retina del espectador. Un alcohólico, maltratador y violento ex detective que es el contenedor de algunas de las peores características del ser humano. Un personaje que realmente sientes en tus entrañas. Y que a pesar de todos sus defectos, se excusa en su amor incondicional hacia su familia para justificar todos sus actos en el camino hacia la búsqueda de su hija. Una hija a la que odia y por la que por otro lado haría cualquier cosa. Un personaje con muchísimas aristas y contradicciones, que odias o amas (más lo primero) pero que no te deja indiferente, gracias a la impresionante labor de Koji Yakusho en su interpretación, que centra gran parte de la atención del film y que por momentos se come la pantalla a bocados.

859dea005eacdd305d714cf80592f4fb

Entre los secundarios destacar al misterioso y sonriente detective Asai (Satoshi Tsumabuki), cuyas intervenciones desenfadas le dan ese toque de comedia ocasional a la película.

kankoEn el apartado visual, Tetsuya Nakashima sigue fiel al derroche de imágenes y a sus frenéticos montajes. Pero en esta ocasión, el conjunto se hace demasiado excesivo. Muy excesivo. La estructura que Tetsuya sigue, es similar al que ya uso en Memories of Matsuko. A través de los ojos de otros personajes conocemos por flashbacks la vida de la protagonista. El problema es que mientras Memories of Matsuko era una película que fluía y que a pesar de su ritmo, dejaba respirar. En World of Kanko es todo tan rápido, tan frenético y contado de una forma tan apresurada, que resulta agotador. Si estas un poco dormido ese día, estas perdido, Tetsuya Nakashima es fiel a su estilo y no da concesiones, lo que da como resultado una trama muy confusa, y un batiburrillo de personajes y situaciones que no se aguantan por ningún lado y que en ocasiones caen en el absurdo. Personajes como Kanako, de tan bizarros, terminan haciéndose pesados y su destino te acaba siendo indiferente. kawaki-15La trama paralela que ocurre en el pasado y que crea unas buenas expectativas, decae pasado la mitad del film hacia el tedio, igual que el resto de la película, que se hace muy larga. En el apartado técnico, mención especial a la fotografía y a esa particular estética que envuelve todos los productos del director japonés. En esta ocasión Nakashima, incluso se ha atrevido a introducir trozos de anime en su película con un resultado más que interesante.

World of Kanako es en mi opinión, una obra menor dentro de la filmografía de Tetsuya Nakashima. No es una mala película, pero  sus defectos la entierran en la poco deseable tierra de nadie. Solo su carismático y gran personaje principal y la belleza de alguna de sus imágenes, hacen que World of Kanako destaque por alguna razón. Por todo lo demás estamos ante una película muy regular que partiendo de una buena trama y una idea nada desdeñable se hunde por su propio peso, y el conjunto queda empañado, tanto por la falta de pulso de su director como por sus excesos estilísticos, que si bien son su sello de identidad y le han ganado más de un reconocimiento, en esta ocasión no le han funcionado, y la película navega durante más de dos horas entre diferentes extremos, sin llegar a encontrar el equilibrio, ni el rumbo en ningún momento. De todas maneras, recomiendo su visionado, aunque eso sí, no es para todos los paladares. Si estaís preparados para caer desde un jet sin paracaídas esta es vuestra película.

 

 

Anuncios

Sitges día 4: No Tears for the dead

no_tears_for_the_dead

La fiesta sigue en Sitges. Donde ya he empezado a hacer amistad con los mosquitos y donde el buen cine, por supuesto, no ha parado. Escribo la reseña con los días ya pasados, de una jornada, la del miércoles pasado, bastante intensa. Y  con más buenas noticias bajo el brazo, que decepciones. Durante los días siguientes iré colgando más reseñas e intentaré demorarme lo menos posible.

La primera película que hoy comentaré es No Tears for the dead, del director surcoreano Jeong-Beom Lee, autor del magistral thriller de acción, The Men from Nowhere.

No Tears for the Dead, gira alrededor de un asesino a sueldo Gon(Dong-gun Jang) cuyo último trabajo consiste en recuperar una memoria flash con importante información financiera. Gon ejecuta su trabajo sin problemas, acabando con todos sus objetivos. Una escena inicial llena de acción, que fue merecedora de una ovación por parte del público y una buena manera de mostrar al protagonista, que enseña unas contundentes credenciales de entrada. Pero cuando nuestro despiadado asesino se dispone a abandonar la escena del crimen, un giro en los acontecimientos da como resultado un trágico accidente donde una niña pequeña, resulta asesinada por el propio Gon.

fullsizephoto437730

Mientras Gon ahoga penas en alcohol en su solitario apartamento, los sicarios de su jefe. Dai Ban (Dana Lee), van a buscarle para que este le asigna una última tarea. Acabar con la madre de la niña, Min-hee Kim (Mo-kyeong), que no es otra que la mujer de su última víctima. La fe asesina de Gon se tambalea y su mundo empieza a resquebrajarse ¿Sera capaz  de llevar a cabo esta última tarea? Eso os lo dejo adivinar a vosotros cuando veáis el film. Mientras veamos algunos aspectos destacables de No Tears for the Dead.

fullsizephoto441958Una de las primeras cosas que queda clara de esta película, es que Beom Lee sabe hacer películas de acción, y lo demuestra con escenas de alto voltaje rodadas con pulso y maestría. Muy buenas coreografías que arrancaron más de un aplauso entre el público presente. El montaje, una parte de las películas poco valorado, es realmente muy acertado, ya que le da a No Tears for the Dead ese ritmo tan buscado por el director, y que es ya, una seña de identidad en él. Un montaje tan identificativo y particular, como lo puede ser paralelamente el de la saga de Bourne. Otro punto destacable, es la reducción de secuencias de acción comparado con su anterior film. En esta ocasión Beom Lee se ha querido centrar más en el aspecto dramático. Las dudas de un asesino, Jang-Dong-gun-in-NO-TEARS-FOR-THE-DEAD-e1403114497401que se ve acosado tanto por su presente como por los recuerdos de su tortuoso pasado, y como esos fantasmas toman forma en la encrucijada que ahora vive. Matar o no, a la mujer que es la causa de ese conflicto. La carga dramática de la cinta está bien llevada tanto por el actor que da vida a Gon, como por la mujer que de alguna manera representa esa luz a la que Gon, jamás se ha podido aferrar, y la cual vive su particular descenso a los infiernos tras la pérdida de su hija y su marido a manos del propio Gon.

photo437731

Destacar también a los secundarios representados por un grupo de asesinos a sueldo, que escenifican lo que ha sido la vida de Gon. Un vida llena de muerte y tinieblas, donde la camaradería y amistad que existió en en el pasado y que vivió con alguno de sus 718dce9compañeros ahora se verá puesta a prueba. Entre este grupo de secundarios destacan un par de personajes. El desenfadado director Byeon (Kim Hee Won),  guardaespaldas del capo financiero que va en busca de la deseada memoria flash. Y el mejor amigo de Gon, un gran Brian Tee en el papel del asesino a sueldo, Charles.

La película de Jeong-Beom Lee tiene un buen cumulo de virtudes como hemos podido ver, pero el problema es que solo funciona por partes (la acción, el drama) y el guion no acaba de ser un pegamento suficientemente sólido para mantener unidas todas las piezas. El ritmo frenético del director le juega, en el desenlace del film,  una mala pasada y en vez de buscar un poco de pausa y algo explicación para lo que está pasando, busca cambios de escena continuos para no frenar la velocidad que pretende darle a la película. Tampoco hace falta mucha pausa, la trama es sencilla, así que con solo algunos breves momentos aclaratorios sería suficiente, pero estos no existen, y la última media hora, que es donde se muestran todas las cartas, no acaba de funcionar. La parte de la trama financiera, que es el leiv motive de la película, es confusa, lo cual genera dudas al espectador, que más o menos sabe por dónde van los tiros pero que al final acaba perdido, y se conforma con lo que le ofrecen, esperando a que llegue la siguiente escena de acción.

No_Tears_for_the_Dead-0001

En definitiva, No Tears for the Dead, es una buena película, con unas excelentes escenas de acción, con un protagonista menos alucinante que en The Man form Nowhere. Más creíble, más humano. Donde el factor dramático está más intensificado, y donde se realzan más las aristas que conforman una personalidad tan compleja como la que puede ser la de un asesino a sueldo. Los fallos de guion y el gran ritmo que el director impone, que por un lado es una de sus grandes virtudes y que nos ofrece instantes brillantes, juega en su contra en momentos en los que era necesario echar el freno, y es este punto, el que evita que la última obra de Jeong-Beom Lee sea una película redonda.

Por último destacar el momento final de la película, el cual no desvelaré, pero que de manera metafórica, remata el significado del film y las consecuencias que acarrea una vida llena de tragedia y muerte como la que lleva nuestro querido asesino a sueldo Gon. Un buen punto y final para una película, que a pesar de algunos defectos, me ha dejado un muy buen sabor de boca.