Grandes relatos de terror I: The Willows (Los sauces)

Hoy os voy a dejar, con el que es, bajo mi juicio, uno de los mejores relatos de terror que se han escrito. Surgido de la prodigiosa pluma de Algernoon Blackwood. Los Sauces, es uno de los mejores ejemplos de la tendencia del cuento de terror a finales de S. XIX, y que con la aparición de H.P. Lovecraft ya en el S.XX, viviría su máximo esplendor. Algernoon Blackwood, nacido en Shooter’s Hill, Inglaterra, en 1869, autor de diez libros de historias cortas y catorce novelas, consigue con sus relatos consagrarse como un autentico maestro del genero de terror. Su primera antología, publicada en 1906,  “La casa vacía y otras historias de fantasmas” le generó una fama inmediata y en ella ya se ven todos los rasgos característicos de su obra, donde más que el puro miedo, lo que vemos es sugerencia, asombro ante lo desconocido y  una atmosfera inquietante que lo envuelve todo de una manera magistral. La capacidad de Blackwood de crear ese clima mágico con tan pocas lineas roza lo sublime, pocas veces he leído un autor tan talentoso en este aspecto. Otras características que se repiten en sus textos son los arquetipos de la naturaleza y la visión de un cosmos salvaje y desconocido, cuya influencia llega hasta nosotros como una inmensa telaraña invisible que nos rodea y ante la que el ser humano poco o nada puede hacer. Una fragilidad que es mostrada perfectamente cuando los protagonistas se  topan de frente con los secretos de esa naturaleza primitiva y ancestral. La condición humana queda entonces expuesta e indefensa, y se ve movida como un mero títere por hilos invisibles y fuerzas que van mas allá de toda comprensión.

Algernon Blackwood

Y Sin más, os dejo con Los sauces, el por muchos considerado, mejor relato de terror del siglo XX.  Entre ellos, el genio de Providence, H.P. Lovecraft. Y con él y sus palabras (que mejor maestro de ceremonias) me despido. Hasta la proxima y disfrutad del viaje

“Aquí, el arte y la rigurosidad en la narrativa llegan a su más alto desarrollo y producen una impresión perdurable y conmovedora sin un solo párrafo forzado y ni una falsa nota” H.P.Lovecraft-  sobre “Los Sauces” extraido del ensayo El horror sobrenatural en la literatura.

                                                   

LOS SAUCES

Después de dejar Viena, y mucho antes de llegar a Budapest, el Danubio entra en una región de singular soledad y desolación donde sus aguas se dispersan por todos lados sin que exista un canal central, la región se torna en un pantano por millas y millas, cubierto por un vasto mar de bajos arbustos de sauce. En los grandes mapas, esta región esta pintada de un azul pálido, que se torna cada vez más desvaído a medida que abandona los bancos; y sobre todo esto puede verse la palabra Sumpfe: marjales.

En época de inundaciones, estos acres de arena, bancos de guijarros e islas tupidas de sauces quedan casi enteramente sumergidos bajo el agua; pero en temporadas normales los arbustos se doblan y crujen al impulso de los vientos, mostrando a la luz del sol sus hojas plateadas en una planicie de belleza desconcertante, eternamente agitada. Los sauces nunca alcanzan la dignidad de árboles, no tienen troncos rígidos, permanecen como humildes arbustos, con copas redondeadas y suaves siluetas, oscilando sobre delgados troncos que responden a la mínima presión del viento, flexibles como la hierba, y tan permanentemente cambiantes que dan la impresión de que la planicie entera está animada y viviente. Porque el viento levanta olas que se alzan y se derraman por toda la planicie, olas de hojas en lugar de olas de agua, verdes elevaciones como en el mar, hasta que las ramas se yerguen y se tuercen, y entonces las olas se tornan de un blanco argentino, mostrando el reverso de las hojas bajo la luz del sol.

Seguir leyendo

Y en su versión original en inglés aqui

Sinister: Terror en Súper 8

I desde Sitges llega ¡Sinister! al menos llegó para mi, y aunque ha llovido un poco desde el festival, fue ahí donde la visioné, lleno, quizás, de demasiadas expectativas. Con esto no quiero decir que la película no sea buena, al contrario, creo que es una necesario balón de oxigeno para un genero tan trillado como el de las casas encantadas y del terror en general.
Sinister es el cuarto trabajo de, Scott Derrickson, un director que me dejó un buen sabor de boca con El exorcismo de Emily Rose: una película inquietante, con muy buenos momentos, en donde Derrickson hizo una gran labor, en un género tan
estereotipado y lleno de cliches (tampoco el se salva del todo) como el de los exorcismos. Luego vino la fallida fábula apócaliptico-ecólogica que fue Ultimátum a la Tierra. I ahora Derrickson vuelve a un género, el del terror, en el que ya ha demostrado sentirse muy cómodo, y nos trae Sinister, una pélicula, donde el aútentico protagonista son las bobinas de Súper 8.
La historia se centra en el personaje de Ellison Oswalt ( Ethan Hawke) un escritor especializado en crímenes sangrientos, en busca de su nuevo bestseller. Para tal tarea, no se le ocurre otra cosa que mudarse a la casa donde ha sido asesinada una familia (empezamos mal). En estas, y al poco de instalarse, Ellison encuentra una caja llena de cintas Súper 8 junto con un reproductor. Cuando las visiona, observa horrorizado algo que no esperaba encontrarse. Un mal antiguo y sobrenatural que ahora ha puesto el punto de mira en el y su familia.


Lo primero que he de decir, es que, técnicamente, la película es impecable. Las primeras imágenes que inundan la pantalla son toda una lección de buen cine de terror (pocas veces una primera escena había conseguido dejarme tan impresionado) y nos mete de lleno en la atmosfera perturbadora que inunda todo el metraje, también un diez para el montaje, sobretodo las escenas en las que el personaje en su solitaria habitación a oscuras va visionando una a una, las cintas. Para mi estas secuencias son lo mejor de la película, muy inquietantes  e incomodas, te mantienen en todo momento pegado al asiento. Dentro del apartado técnico, una de las sorpresas más gratas han sido tanto los efectos sonoros como la banda sonora. Algo indispensable en el cine de terror y muchas veces muy mal usado. Pero en Sinister constituye una agradable sorpresa. La envolvente banda sonora de Cristopher Young (El exorcismo de Emily Rose, Arrástrame al infierno, Spiderman 3)acompaña perfectamente el ambiente terrorífico de la cinta, sumergiéndote en la historia y  transportándote al interior de la misma de una manera magistral.

Entre los actores, muy bien Ethan Hawke(Los amos de Brooklyn, Día de entrenamiento, Gattaca) en su papel de escritor obsesionado, y aunque hay momentos en los que no me llega a convencer (la expresión y sorpresa inicial ante el horror, se convierte al final en una actitud fría y poco convincente) el trabajo de Hawke es muy sólido, como casi siempre. De entre el resto del elenco de actores, me quedo con el dúo de policías: en el papel de poli duro tenemos al veterano Fred Dalton Thompson (Ley y orden, En la linea de fuego) y en el papel de poli bueno-fan a James Ransone, (Treme, Generation Kill, The Wire) que demuestra muy buenas maneras, siendo suyos los pocos y agradecidos momentos cómicos de la cinta. En cuanto a las “adorables” criaturas, a mi, la niña, Clare Foyle (Win Win ) no me inquieta en absoluto, para ser sincero tampoco lo hace Michael Hall D’Addario,(Jhon Adams, People like us) pero llena mucho mas la pantalla en sus intervenciones (una de las escenas mas espeluznante de la cinta viene de su mano)

Y ahora vienen los pero, bueno, mejor dicho, el gran pero, y es que Sinister es tan buena como previsible, algo catastrófico para un cinta de terror, pero que Sinister salva por todos los detalles mencionados antes. Y es que para ser sinceros, si la primera mitad de la película es brillante. A partir de aquí y si has devorado algo de terror oriental, americano o del que sea, sabes perfectamente lo que va a pasar y cuando pasa, te quedas frio y con cara de tonto, al menos esta fue mi sensación y la de varias personas con las tuve ocasión de compartir opiniones después de la proyección . Es curioso como una película que genera tantas expectativas, tan original en su puesta en escena e innovadora en su desarrollo, vea su conjunto mermado por un final tan predecible. Otro punto negativo, es que se hace poco hincapié o no se le da la profundidad necesaria al ente sobrenatural que pulula por la película, sinceramente, con más pena que gloria. Generar algo mas de trasfondo a su alrededor y en la mitología que le rodea habría sido necesario. Por otro lado, hay escenas que son ridículas y sobran, lo siento por el spoiler, pero la escena de los niños fantasma jugando al escondite con Ethan Hawke por toda la casa, hizo que se me escapara la risa por momentos. Es demasiado explicita y rompe con la atmósfera sugerente que rodea el film.

En resumen, Sinister lo tenía todo para ser una gran película de terror (actores, montaje, banda sonora, guion, fotografía) te deja muy incomodo en el sillón, tiene una buena ración de sustos y la tensión es palpable en cada minuto de su primera media hora e iría mas lejos, al decir, que sino fuera por esa sensación de deja vu, se podría haber convertido en toda una referencia dentro del género. Cierto es que Sinister podría haber dado mucho más de si, y el final deja un tanto insatisfecho, pero aun así, sigue siendo una película de gran factura y muy recomendable visionado.

Mi nota: 7/10

Trailer HD en español